Cuauhtémoc Blanco aparece retratado con presuntos criminales

Malos tiempos para Cuauhtémoc Blanco en Morelos. Criticado por su largo viaje decembrino a Brasil, ausencia que investiga la Fiscalía local, el gobernador enfrenta ahora las críticas por una foto publicada en un diario regional, El Sol de Cuernavaca, en la que aparece abrazado con presuntos delincuentes de la región. Cuestionado, Blanco ha tratado de zanjar la polémica este martes: “Me piden muchísimas fotos y no les voy a preguntar”.

La sombra del escándalo planea sobre Cuauhtémoc Blanco tras aparecer  retratado con presuntos criminales | EL PAÍS México

Aupado a la gubernatura en 2018 por el Partido Encuentro Social (PES), formación evangélica aliada de Morena, Blanco apenas puede presumir logros en Morelos. Los asesinatos van al alza en la entidad, que comparte frontera y dinámicas criminales con Guerrero, donde la situación también ha empeorado en los últimos meses. Cuernavaca, la capital, de la que Blanco fue alcalde hasta 2018, ha vivido un año convulso por los continuos problemas en el sistema de abastecimiento de aguas o la recogida de basura, con manifestaciones constantes, incluso en la carretera que comunica el municipio con Acapulco y Ciudad de México.

Confiado en su fama de goleador, Blanco suele echar balones fuera en cuestiones de Gobierno. El 22 de diciembre, el mandatario, originario de la capital mexicana, se ausentó del cargo alegando motivos familiares. Días más tarde le captaron en Río de Janeiro, donde visitó el Estadio de Maracaná. Blanco estuvo en Brasil 17 días, vacaciones que provocaron las críticas del recién nombrado alcalde de Cuernavaca, José Luis Urióstegui, del PAN, ahora mismo el contrapoder más importante en el Estado.

En la foto de la polémica, el gobernador posa junto a Irving Eduardo Solano y Raymundo Isidro Castro, presuntos cabecillas del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la zona, y con Horacio Figueroa, supuesto líder de un grupo criminal regional, Comando Tlahuica, viejo conocido de las autoridades por su presunta participación en el asesinato del activista Samir FloresEl Sol de Cuernavaca señala que la foto se habría tomado en una reunión en la casa de Blanco, en el Fraccionamiento Tabachines de Cuernavaca. El diario indica que la imagen dataría de finales de enero o principios de febrero de 2019.

El gobernador, ídolo del fútbol mexicano, ha contestado preguntas a la prensa este martes. Blanco ha evitado aclarar si la foto se tomó en su casa y ha insistido en que la imagen no implica, en todo caso, negociaciones o acuerdos de su Gobierno con el crimen. “Vamos a ser un poquito racionales ¿Tú crees que voy a meter presuntos criminales del narco en mi casa? ¡Si los hemos agarrado! Un poquito de respeto, nada más”.

Lejos de resolver ninguna duda acerca de la eterna sospecha sobre la cercanía entre el crimen y el Estado, las declaraciones de Blanco enmarañan aún más el panorama. Si la foto es verdadera, ¿por qué el gobernador, que cuenta con su equipo de asesores, se reunió con líderes del crimen local? ¿Para qué? ¿Negociaron algo? De ser así, ¿el qué? ¿Resulta creíble su afirmación sobre la supuesta espontaneidad de la imagen? ¿Cambia las cosas el lugar en que se tomó la foto, la casa del gobernador o cualquier otro espacio?

De los presuntos criminales protagonistas de la imagen, solo uno seguiría en activo. De los otros dos, uno ha muerto y el otro está detenido. Preso en un penal de Morelos, Raymundo Isidro Castro, supuesto cabecilla local del CJNG, murió a finales del año pasado durante un motín, como informaron entonces las autoridades locales. Antes, en febrero, la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de la Defensa detuvieron en Cuautla, Morelos, a Irving Eduardo Solano. La prensa ha vinculado a este último tanto al CJNG como a Guerreros Unidos, nombre célebre en el mundo del hampa por su participación en el ataque contra los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, en 2104.

El tercero, Horacio Figueroa, dirigiría el Comando Tlahuica, un grupo regional surgido presuntamente de Guerreros Unidos al que las autoridades locales dan por desarticulado, tras las detenciones realizadas en los últimos años. Reportes de prensa locales señalan, sin embargo, que este grupo estaría detrás del problema de abastecimiento de agua en Cuernavaca. Desde 2019, medios nacionales y locales señalan que Los Tlahuicas han intentado hacerse con el control del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca, que recauda cientos de millones de pesos al año. El problema trascendería al acecho de este grupo criminal. La ciudad ha reconocido que su deuda con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) motiva parte del problema de desabastecimiento. La deuda ha motivado cortes de luz por parte de la CFE. Sin electricidad, los pozos del sistema de aguas local no pueden bombear agua a la red de agua potable.

NOTA ORIGINAL DE BRASIL

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: