Doctor pierde piernas y nariz por bacteria en la lengua de su perro

¿Cuántas veces hemos escuchado lo peligroso que puede llegar a ser que nuestro perro nos lama? Si eres de quien aún lo hace es importante que conozcas el caso del doctor Jaco Nel, quien a causa de una bacteria de su mascota perdió piernas y parte de su rostro.

Para el doctor británico Jaco Nel, de 50 años, toda su vida cambió de la noche a la mañana, las lamidas de su perro, raza coker, le provocaron una sepsis debido a una bacteria que se alojaba en el hocico de su mascota.

Historia del doctor Jaco Nel y su perro

Hace un par de años, en 2016, el doctor Nel estuvo a punto de morir y todo se debió a su perro. Los hechos ocurrieron cuando notó un pequeño arañazo en su mano, mismo que su mascota le había provocado mientras jugaban.

Naturalmente, en sinónimo de disculpa, Harvey su perro, le lamió la herida para disculparse, posterior a eso el doctor la desinfectó, pero nunca se imaginó que la saliva de su mascota le provocaría un septicemia, una de las principales causas de muerte en el mundo.

Pasaron los días y Jaco Nel se olvidó del caso, dos semanas después enfermó; al principio pensó que era una gripe ligera, pero al día siguiente fue ingresado a emergencias y puesto en coma.

Tenía prácticamente el cuerpo entero negro: la cara, las manos, las piernas, debido a los daños en los tejidos causados por la coagulación anormal de la sangre. Supe que acabaría perdiendo las piernas y los dedos, pero no estaba seguro de lo que le pasaría a mi cara. Perdí la punta de la nariz y mis labios tienen cicatrices, me cuesta hablar y también tengo dificultades para comer.

Los médicos lograron detener el avance de la enfermedad, pero aún no sabían cuál era el origen. Después de varios estudios se supo que tenía sepsis, provocada por una bacteria qué, entre otras fuentes, se llega a alojar en el organismo de los perros .

Fue ahí cuando el doctor Nel recordó el incidente con Harvey y con ello los médicos pudieron salvarle la vida, aunque perdió las dos piernas, varios dedos de las manos y su rostro quedó desfigurado.

Jaco Nel paso 5 días en coma y estuvo hospitalizado por varios meses, debido a que sus riñones también fueron afectados y tuvo que someterse a diálisis. Como si eso fuera poco, además del dolor y cambio corporal, el doctor experimentó procesos emocionales complicados, debido a que su perro tuvo que ser sacrificado ya que su enfermedad era incurable y existía la posibilidad de que pudiera infectar a alguien más.

VÍA ADN 40

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: