El COVID-19 se propaga entre los ciervos y los científicos temen que lo transmitan a los seres humanos

En un estudio realizado por científicos de universidades de EEUU y el Reino Unido se descubrió que el coronavirus SARS-CoV-2 se propaga entre los ciervos de cola blanca y otras especie que viven en estado salvaje en Norteamérica. La detección del virus en distintas especies de animales y en diferentes lugares del mundo genera preocupación entre los especialistas, ya que podría mutar y volver a contagiar a los seres humanos.

Los científicos consideran que el virus podría evolucionar entre distintas especies y luego volver a contagiar a las personas, lo que eventualmente puede generar nuevas pandemias.

Aunque el origen de la actual pandemia por SARS-CoV-2 aún está en debate, es casi una certeza que el virus pasó de un animal, presumiblemente un murciélago, a un huésped intermedio y luego a los seres humanos.

Con el transcurso de los meses, se comprobó también que las personas pueden infectar a los animales. Se han hallado casos de perros y gatos y también de animales de zoológicos como gorilas y leopardos de las nieves. Incluso se propaga a los animales de granja, como fue el caso de los visones en Dinamarca, donde se ordenó el sacrificio de miles de individuos de esa especie, por temor a un contagio a los humanos.

El último estudio fue publicado a comienzos de este mes en BioRxiv, un servidor de información científica aún no revisada por partes. El análisis da cuenta de la detección del coronavirus en animales, fue realizado por especialistas de las universidades de Cambridge, estatal de Pensilvania, Park, Cornell y estatal de Iowa.

La especie estudiada es el ciervo o venado de cola blanca. Los especialistas consideran que el virus podría pasar a individuos de esa especie que habita en las granjas y de allí a los seres humanos, teniendo en cuenta el contacto que estos animales tienen con las personas, ya que suelen tener un comportamiento dócil y tocar a las manos y rostro de los humanos cuando piden comida. Esto abre la posibilidad de que el virus se transmita.

Respecto de la forma en que se contagiaron los ciervos salvajes, la doctora Suresh Kuchipudi, del Laboratorio de Diagnóstico Animal de la Universidad Estatal de Pensilvania, que compartió la dirección del estudio, dijo que “si alguien muerde una manzana y la arroja o incluso si estornudó en un pañuelo de papel y lo dejo caer” un animal puede llegar a contagiarse.

Los especialistas hallaron que un tercio de los ciervos analizados en Iowa desde septiembre de 2020 a enero de 2021 presentaba infección por COVID-19.

Además, Kuchipudi dijo que se detectó que las aguas residuales son portadoras del virus, por lo que podría ser una fuente de contagio. También que las personas saliven en el medio ambiente o contaminen de otras formas. Por lo tanto, señaló, los ciervos pueden contagiarse el virus entre sí.

“Estos son animales altamente susceptibles, aunque no se sabe cuánto virus necesitan para infectarse”, dijo Kuchipudi a CNN. “Surge una pregunta urgente: sabemos que los ciervos están transmitiendo virus entre ellos de manera efectiva, y entonces, ¿a quién se lo están transmitiendo?”.

También es posible que otra especie contraiga el virus de las personas e infecte a los ciervos. “No sabemos qué está pasando en nuestro propio país y necesitamos averiguarlo”, dijo Hon Ip del Servicio Geológico de Estados Unidos, en Wisconsin.

El equipo conducido por Ip analizó animales como zorros, ratones, entre otros, que se hallaban en los alrededores de una granja de visones en el estado norteamericano de Utah y descubrió que eran susceptibles a contagiarse el coronavirus. Utah había sido epicentro de un brote de la enfermedad.

VÍA INFOBAE

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: