El misterio de por qué muchos fumadores nunca sufren cáncer de pulmón

Fumar el factor de riesgo número uno para el cáncer de pulmón, y se estima que el tabaquismo causa hasta el 90% por cáncer de pulmón en hombres y el 80% en mujeres en todo el mundo.


La forma más segura de protegerse contra el cáncer de pulmón es evitar fumar y, sin embargo, al mismo tiempo, también es cierto que no todos los fumadores de toda la vida están condenados a desarrollar cáncer.

De hecho, la gran mayoría no lo hace. Los científicos se han preguntado durante mucho tiempo por qué, y un nuevo estudio agrega peso a la idea de que la genética tiene un papel que desempeñar en ello, tal y como recoge en un artículo Science Alert.

Entre las personas que fuman, pero nunca desarrollan cáncer de pulmón, los investigadores encontraron una ventaja inherente. Las células que recubren sus pulmones parecen tener menos probabilidades de mutar con el tiempo.

Los hallazgos sugieren que los genes de reparación del ADN son más activos entre algunas personas, lo que puede proteger contra la aparición de cánceres, incluso cuando se fuma con regularidad.

El estudio utilizó perfiles genéticos tomados de los bronquios de 14 no fumadores y 19 fumadores leves, moderados y empedernidos. Las células de superficie recolectadas de los pulmones de los participantes se secuenciaron individualmente para medir las mutaciones en sus genomas.

“Estas células pulmonares sobreviven durante años, incluso décadas, y por lo tanto pueden acumular mutaciones tanto con la edad como con el tabaquismo”, explica el epidemiólogo y neumólogo Simon Spivack, del Colegio de Medicina Albert Einstein.

“De todos los tipos de células del pulmón, estos se encuentran entre los más propensos a volverse cancerosos“, añadió Spivack.

Según los autores, los hallazgos “demuestran inequívocamente” que las mutaciones en el pulmón humano aumentan con la edad natural, y entre los fumadores, el daño en el ADN es aún más significativo.

Daños en el ADN de los pulmones

El humo del tabaco se ha asociado durante mucho tiempo con el desencadenamiento de daños en el ADN en los pulmones, pero el nuevo estudio encontró que no todos los fumadores están en la misma situación.

Si bien la cantidad que alguien fumaba se vinculó con un aumento en las tasas de mutación celular, después del equivalente a unos 23 años de consumo de un paquete al día, ese riesgo se estabiliza. “Los fumadores más empedernidos no tenían la mayor carga de mutación”, dice Spivack.

“Nuestros datos sugieren que estas personas pueden haber sobrevivido durante tanto tiempo a pesar de su tabaquismo porque lograron suprimir una mayor acumulación de mutaciones. Esta nivelación de mutaciones podría deberse a que estas personas tienen sistemas muy competentes para reparar el daño del ADN o desintoxicar el humo del cigarrillo“, dice el autor del estudio.

Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué entre el 80 y el 90 por ciento de los fumadores de toda la vida nunca desarrollan cáncer de pulmón. También podría ayudar a explicar por qué algunas personas que nunca fuman desarrollan tumores.

Si bien el humo tóxico del tabaco parece desencadenar mutaciones celulares adicionales en el pulmón, el hecho de que estas mutaciones se conviertan en tumores depende de cómo el cuerpo pueda reparar el ADN o reducir el daño del ADN.

Los genes relacionados con la reparación del ADN se pueden heredar o adquirir, y el silenciamiento de los genes de reparación se ha asociado con el desarrollo de tumores en investigaciones anteriores.

Los genes no son los únicos factores que influyen en el riesgo de cáncer de una persona. Los factores ambientales como la dieta también pueden influir en los nutrientes del cuerpo que afectan el desarrollo del tumor.

Lo que hace que el cuerpo de un individuo sea mejor para reparar el ADN todavía está en debate y probablemente sea complicado, pero los nuevos hallazgos sugieren que este proceso está estrechamente relacionado con el desarrollo del cáncer de pulmón.

“Ahora deseamos desarrollar nuevos ensayos que puedan medir la capacidad de una persona para reparar o desintoxicar el ADN, lo que podría ofrecer una nueva forma de evaluar el riesgo de cáncer de pulmón“, concluye el genetista Jan Vijg.

VIA 20 MINUTOS

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: