Eléctrica deberá devolver los terrenos de la planta fotovoltaica más grande de Europa.

Con la resolución de la justicia española, la energética deberá desmantelar alrededor de un 60 por ciento de una planta fotovoltaica, que apenas entró en funcionamiento en abril de 2020.

Con la resolución de la justicia española, la energética deberá desmantelar alrededor de un 60 por ciento de una planta fotovoltaica, que apenas entró en funcionamiento en abril de 2020.

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) de España emitió una resolución en la que obliga a la empresa Iberdrola a desmantelar la planta fotovoltáica “Núñez de Balboa”, ubicada en Usagre, provincia de Badajoz, para así devolver a su dueño las 500 hectáreas sobre las que está asentada, luego de considerar que éstas fueran “expropiadas de manera ilegal”.


De acuerdo con el fallo judicial, la sentencia se dio en respuesta al recurso contencioso administrativo presentado por Natura Manager S.L,propietaria de los terrenos, contra la Administración General del Estado, “concretamente contra el Jurado Provincial de Expropiación Forzosa, y como parte codemandada el Proyecto fotovoltaico Núñez de Balboa S.L, promovido por Iberdrola”, especificó Europa Press.

De acuerdo con EFE y elDiario.es, la propietaria de las fincas recurrió el acuerdo del citado Jurado Provincial que fija la indemnización de los bienes y derechos de fincas rústicas propiedad de Natura Manager en el término municipal de Usagre para la iniciativa “Construcción de la Instalación Fotovoltaica denominada ‘Núñez de Balboa’ y sus infraestructuras de evacuación”, por lo que la indemnización (posteriormente confirmado en reposición), quedó fijada definitivamente en 3 millones 338 mil 314.92 euros, según la sentencia, que falla a favor de “la restitución de la propiedad y posesión de las fincas expropiadas, sin lugar a indemnización [para Iberdrola] por los daños y perjuicios causados”.

Las hectáreas de Usagre fueron expropiadas para la construcción de la fotovoltaica y sobre el mismo terreno –antes de dicha expropiación– existía un contrato de arrendamiento por un periodo de 25 años, según señala la sentencia difundida por Europa Press. “La solicitud de expropiación carecía de causa o justificación para privar del derecho de propiedad”, estableció el TSJEx.

Por lo anterior, el Tribunal reconoció el derecho “al reintegro de las fincas libres de la planta fotovoltaica con todas sus instalaciones, que es lo pretendido por la actora”.

Además, el Alto Tribunal extremeño indicó que coincide en que “no existía causa alguna” para solicitar la Declaración de Utilidad Pública de las fincas y que “carece de fundamento alguno pedir la expropiación de unas fincas que meses antes nos hemos asegurado su disponibilidad mediante un contrato de arrendamiento por un periodo de 25 años”. Es decir, “la solicitud de expropiación carecía de causa o justificación para privar del derecho de propiedad”.

Via Sin Embargo

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: