Qué significa la decisión de Finlandia y Suecia de pedir su entrada en la alianza militar

Durante décadas, Suecia y Finlandia se mantuvieron neutrales en medio de las latentes rivalidades entre los dos bloques políticos representados por Washington y Moscú.


Pero todo ha cambiado en cuestión de semanas desde la invasión de Rusia a Ucrania el pasado 24 de febrero.

Este domingo, Finlandia anunció su decisión de solicitar formalmente su adhesión a la OTAN, la alianza militar encabezada por Estados Unidos y otras potencias de Occidente cuya ampliación ha sido utilizada por Rusia como una de las justificaciones para invadir a su vecino.

Y Suecia se unió a Finlandia con un anuncio similar este lunes.

Y este miércoles, los embajadores de Suecia y Finlandia ante la OTAN entregaron sus solicitudes formales de ingreso en la alianza en un acto celebrado en Bruselas.

¿Qué implica que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN?

“En la práctica, Finlandia y Suecia ya se habían acercado muchísimo a la OTAN en los años 90”, le explica a BBC Mundo Pablo de Orellana, experto en relaciones internacionales en el King’s College de Londres.

El propio secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, se ha referido a ambos países como “los socios más cercanos” a la alianza militar.

Orellana pone como ejemplo de colaboración los ejercicios marítimos y aéreos de la OTAN en el norte de Europa, donde “Suecia y Finlandia participan siempre”.

Ya en 2014, después de la invasión rusa en la península de Crimea, ambos países aumentaron su colaboración formal a pesar de seguir siendo aliados externos.

Ahora, si finalmente se unen a la OTAN como pretenden, lo que cambiaría es el “bien más importante” que implica ser miembro: la posibilidad de invocar el Artículo 5.

El Artículo 5 de la OTAN se refiere a la defensa colectiva e implica que un ataque contra un aliado es considerado también como un ataque al resto de miembros.

“Lo último que le falta realmente a Suecia y Finlandia es el derecho a invocar el Artículo 5. Todo el resto de requisitos ya los están cumpliendo”, comenta Orellana.

Uno de los requisitos principales es destinar al menos el 2% del Producto Interior Bruto a gastos de defensa, algo que Finlandia ya hace y que Suecia se ha comprometido a alcanzar para los próximos años.

NOTA ORIGINAL DE BBC

VE LA NOTA COMPLETA AQUÍ

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: