AMLO le pega a Kavak con ‘chocolates’: autos seminuevos se devaluarán

La regularización de los vehículos usados importados ilegalmente, principalmente de Estados Unidos, conocidos como autos ‘chocolates’ devaluará 20 por ciento en promedio a las unidades seminuevas legales en México, lo que afectará la rentabilidad de negocios como Kabak, Wanacar, Automexico, AutoDeal, Seminuevos, TuCoche, Autocosmos y de las agencias distribuidoras que participan en este mercado, de acuerdo con especialistas.

“Este porcentaje es un promedio estimado, el cual depende mucho del segmento, modelo y estado físico de cada automóvil, pero si tomamos como ejemplo los efectos que generaron medidas similares como el decreto que publicó el gobierno federal en 2005 (cuando también se legalizaron autos ‘chocolate’), consideramos que es posible una variación de este tipo y con efecto en todo el país, no solo la frontera”, aseveró Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), que preside José Zozaya, advirtió que la medida anunciada el pasado sábado por el presidente Andrés Manuel López Obrador contribuirá a devaluar el patrimonio de los mexicanos.

“Son quienes cumplen con sus obligaciones fiscales y contribuyen con el país. Al disminuir el valor de sus vehículos ante la saturación de la oferta que se daría con la regularización solo dañarían su patrimonio”, explicó la AMIA a El Financiero.

Recientemente, Kavak, que cuenta con más de 12 mil autos usados en su portafolio, refirió que el mercado de unidades de segunda mano vale cerca de 60 mil millones de dólares anuales en México, y estimó que el 80 por ciento de esas transacciones se realizan entre particulares.

Al respecto, Brais Alvarez Gallardo, Automotive Account Manager de la consultora J.D. Power México, explicó que la regularización de estos vehículos representa un duro golpe para los distribuidores automotrices que invierten en el mercado de vehículos seminuevos para contar con un portafolio adicional al que les mandan las armadoras.

“Normalmente las concesionarias operan con armadoras para repartirse las ganancias del negocio de autos nuevos, pero lo que ganan de seminuevos es únicamente de ellos porque es su inversión, esta medida devalúa su capital”, contó.

VÍA EL FINANCIERO

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: