Multas de hasta dos millones de pesos a quienes incumplan con reglamento general de tabaco

El pasado 15 de enero entró en vigor el nuevo reglamento de la ley general para el control del tabaco de México, lo que trajo consigo una serie de medidas restrictivas respecto al consumo y publicidad del tabaco.


El decreto presentado y firmado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señala que queda prohibida la exhibición directa de los productos elaborados con tabaco en estantes, mostradores, exhibidores, entre otros, al interior de los establecimientos y puntos de venta, así como indirecta, mediante la colocación o almacenamiento de los productos en recipientes cerrados o cajas que se encuentren encima o debajo del mostrador, en armarios o cajones cerrados.


Asimismo, se prohíbe la publicidad, promoción y patrocinio, en forma directa e indirecta, a través de cualquier medio de comunicación y difusión, tales como medios de comunicación impresos, revistas, diarios, periódicos, folletos, volantes, boletines, cartas, vallas publicitarias, carteles, letreros, entre otros.


Tampoco es posible promover productos del tabaco, marcas o fabricantes de éstos para venderlo o alentar su consumo, a través de redes sociales, servicios de streaming, música sonora, visual y audiovisual, entre otros, radio, cine, televisión, teatro, espectáculos en vivo, películas, DVD, CD, tanto terrestre como satélite.


De igual forma queda prohibida la publicidad o anuncios en internet que dirija mensajes promocionales a los receptores a través de correo electrónico, mercadotecnia en motores de búsqueda, visualización de formatos publicitarios en páginas electrónicas conocidos como web bañera, así como publicidad móvil; así como el uso de logos, marcas o elementos de las marcas de productos de tabaco.


El reglamento también prohíbe la elaboración, venta y entrega de alimentos, golosinas, juguetes y otros objetos que se asemejen a un producto del tabaco y que puedan resultar atractivos para promover su venta o alentar su consumo entre personas menores de edad.


De acuerdo con cifras de la Cofepris, en México, hay cerca de 16 millones de personas fumadoras y diariamente mueren más de 173 personas por enfermedades asociadas al tabaquismo.

¿Dónde no podrás fumar?


· En las habitaciones y áreas con acceso al público en general o de uso común en los lugares destinados al hospedaje.
· En espacios de concurrencia colectiva como: patios, terrazas, balcones, parques de diversiones, área de juegos o lugares donde se congreguen niñas, niños o adolescentes; parques de desarrollo urbano, deportivos, playas, centros de espectáculos y entretenimiento, canchas, estadios, arenas, plazas comerciales, mercados, hoteles, hospitales, centros de salud, clínicas médicas, sitios o lugares de culto religioso, lugares de consumo o servicio de alimentos o bebidas, y paraderos de trasporte.
· Áreas públicas de prisiones y centros de detención.
Cabe mencionar que los propietarios o responsables de los espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco y emisiones tendrán facultades para solicitar a la persona que esté fumando, consumiendo o tenga encendido cualquier producto de tabaco o nicotina que deje de hacerlo y apague su cigarro; de negarse, podrá exigirle que se retire del lugar y se traslade a un espacio para fumar, o, de ser necesario, pedir ayuda de la autoridad correspondiente.

¿Cuáles son las zonas exclusivas para fumar?


Éstas deberán ubicarse solamente en espacios al aire libre, en las cuales está prohibido brindar la prestación de cualquier servicio o consumo de alimentos, bebidas o entretenimiento, entre otros, así como llevar a cabo actividades sociales o de esparcimiento, y contar con las siguientes características:


· Estar físicamente separadas e incomunicadas de los espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco y emisiones, no ser paso obligado para las personas o encontrarse en los accesos o salidas de los inmuebles.
· Estar ubicadas en un cerco perimetral de al menos 10 metros de las entradas, accesos, salidas o cualquier lugar obligado donde las personas pasen o se congreguen.
· No ocupar más del 10 por ciento del área total del inmueble o establecimiento.
· Contar con señalización, visible y adecuada, que prohíbe la entrada a menores de edad, así como señalética que incluya advertencias sanitarias gráficas sobre los efectos y daños en la salud.
· Está prohibido el acceso y presencia de personas menores de edad y deberá advertirse a las mujeres embarazadas, personas adultas mayores y quienes padecen enfermedades cardiovasculares, respiratorias, cáncer, asma, entre otros, de los riesgos que corren al entrar en zonas exclusivamente para fumar.

En caso de incumplimiento a este reglamente, la ley general para el control del tabaco estipula sanciones administrativas que van desde la amonestación con apercibimiento, multa, clausura temporal o definitiva, que podrá ser parcial o total, y arresto hasta por 36 horas.


La multa podría ir de 100 a 10 mil veces el salario mínimo general diario vigente, lo que significa que, dependiendo el incumplimiento, la multa iría de 20 mil 744 pesos a dos millones 74 mil 400 pesos.

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: